Doctor en casa - Bienestar

Una gran vacuna está en el gimnasio

Para Alejandro Ávila García, propietario del TFIT GYM, mantener una buena condición y cuidar de tu cuerpo, son las claves para la buena salud

Alejandro Ávila se ha dedicado durante 35 años al mundo del ejercicio. Como Publicista y Administrador de Empresas, ha conseguido una amplia visión sobre su negocio y lo que tiene para ofrecer a los laguneros.

“Este es un lugar donde se ofrece salud, tiene mi visión personal sobre lo que es este deporte, no solo se trata de un sitio para ponerse ‘mamey’. En estos tiempos, donde la salud ha retomado importancia en la mente de las personas, también se ha aprendido a valorar la labor de un gimnasio”.

Una buena cura: moverse

“Nos catalogaban como lugares de entretenimiento, cuando realmente, como dicen muchos médicos que vienen a entrenar, este es el lugar en donde encuentras la verdadera vacuna, la cura es moverse, ya que el sistema inmune responde según la calidad de la alimentación y qué tanto te mueves”.

Alejandro califica a su gimnasio como un verdadero milagro, pues a pesar de la pandemia, que lo mantuvo cerrado por seis meses, pudo arreglárselas para mantenerse a flote, sin despedir a uno solo de sus 16 empleados.

Parte de su buena fortuna se anida en una mentalidad ganadora y sobre todo, en el especial cariño que tiene con su equipo de trabajo, que asegura, es la verdadera alma de TFIT.

“Dos semanas antes del inicio de la cuarentena, el gimnasio estaba a reventar. Llegó el cierre obligatorio y para mantener rentas, sueldos y servicios, comencé a vender algo de equipo del gimnasio. Fue un poco complicado, vimos un cambio dramático, de estar completamente lleno a tener que permanecer cerrado”.

“Al final de cuentas, entiendes que este tipo de crisis sirven para aprender y para crecer. Lamentablemente la pandemia provocó el cierre de muchos gimnasios, en realidad es muy triste, porque vi a muchos compañeros abaratar lo que con mucho esfuerzo lograron, solo para no quedarse en la calle”.

Comentarios